Puerto El Morro 2009

Alejandro Meitin por ALA PLASTICA
Mi tarea principal estuvo orientada a propiciar las condiciones para ayudar a viabilizar el proceso general de la residencia. La sensibilidad de las personas con quienes compartí la experiencia de Puerto el Morro, hicieron todo mucho más fácil. Hablo tanto de los artistas que llegamos desde fuera cómo de aquellas personas que habitan este lugar increíble del golfo de Guayaquil. Juntos, en un proceso inmersivo, pudimos hacer que el pensamiento y el debate público se convirtieran en material central y núcleo constitutivo de una “obra” que involucró a casi toda la población, en una escenificación de interacción humana que estuvo orientada más a comprender y llenar de significado ese tiempo y espacio que a proyectar y llenarlo de cosas. Entre tanto me dedique a producir ciertos efectos de significado en el lapso de la residencia sin dejar de lado la perspectiva de una iniciativa mayor a largo plazo que pueda ser llevada adelante por la propia comunidad.

Otro aspecto contemplado fue el formativo hacia los jóvenes y talentosos artistas que me acompañaron -Gabriela Bernal Moreno y Eduardo Carrera-.

La tarea de identificación de referentes comunitarios permitió que me aproximara a la identidad histórica y cultural de los pueblos Manteño-Wankavilka, a la complejidad de un ecosistema único y a los matices de un proceso de ocupación territorial con caóticas yuxtaposiciones que solo adquieren claridad en las acciones que vienen realizando las comunidades de esta región, encaminadas a consolidar un proceso de reivindicación y revaloración de su cultura; viva en los relatos de los ancianos, en la práctica diaria, en sus conocimientos y tradiciones, en sus creencias y valores. Esta fue una acción que se vio favorecida por el hacer de los otros compañeros.

Una situación de particular interés en mi investigación fue el descubrimiento de la postulación de la asociación local “Ecoclub Los Delfines” para la obtención de permisos y fondos gubernamentales destinados a la reforestación y monitoreo de áreas de manglar. Este interés estaba fundado en el conocimiento de la nueva constitución ecuatoriana y de cierta legislación a la que tuve acceso que me hizo suponer una oportunidad de empoderamiento sobre esos territorios, de parte de estas comunidades tan viviseccionadas en el manejo de sus espacios de origen. Me estoy refiriendo específicamente al caso paradigmático de la explotación económica de las áreas de manglares por parte de la industria camaronera que en el Ecuador suman unas 175.000 ha y a la destrucción ecosistémica que no ha repercutido en ningún beneficio directo en sus economías, sistemas educativos o de salud, sino todo lo contrario.

A partir de esta incipiente investigación, siguieron aproximaciones al sistema natural de manglar para profundizar sobre las nuevas alternativas de restauración ecosistémica. Estos desplazamientos realizados junto a un equipo integrado por el Sr. Ubaldo Figueroa, de la “Asociación Ecoclúb Los Delfines”, María Fernanda Cartagena, Gabriela Bernal y Eduardo Carrera y los documentalistas Javier Lazo y Paola Luzuriaga, se realizaron con carácter exploratorio y documental y fueron georeferenciados cartográficamente. En ellos se evidenciaron puntos de tensión socioambiental que generaron a posteriori redes de dialogo de dimensión pedagógica, orientadas a catalizar el protagonismo social y diferentes encuentros con actores gubernamentales, no - gubernamentales, académicos y del medioambiental, etc. tanto en la localidad de Puerto el Morro cómo en la ciudad de Guayaquil que fueron debidamente documentados. Parte de este material fue volcado cómo insumo al “mapa vivo” del artista Fernando “Falco” Faconi y discutido a través de las entrevistas de la 94.7 Ondas Porteñas, lo que conforma una investigación que forma parte del corpus de la obra colectiva.

Una semana de entrevistas en la 94.7 Ondas Porteñas

Durante las tardes conduje un programa de 1 hora de duración en el marco de la experiencia de radio comunitaria llevada adelante por el Centro Experimental Oído Salvaje.

En este programa se trataron temas tales como salud, nuevos medios, desarrollo rural, planificación territorial, integración comunitaria, tradiciones culturales y espirituales locales, arte y otros temas sociales y ambientales.

Para la preparación del programa diario, selección de temas e invitados y realización de las entrevistas conté con la colaboración de Paulina León, Gabriela Bernal, Eduardo Carrera además del impecable soporte y manejo de Fabiano Cueva, Mayra Estévez y Ana María Vela y Paulina Ramírez.

Letra, Música e Integración

Otro de los aspectos trabajados fue el de la situación de conflicto existente entre diversos grupos de la comunidad originados en disputas de orden histórico-político y económico.