Puerto El Morro 2009

Josie Cáceres
SOLO CON NATURA 2009


Cuando se me invitó a Puerto El Morro, pensando en que la comunidad quería una profesora de danza, me sorprendí a la par de alegrarme. Esa sorpresa se debió al tratar de responderme sobre el por qué la danza sea invitada a un proyecto como el de Solo con Natura.

¿Un trabajo con el cuerpo? Si todo proyecto camina a la par del cuerpo, ¿cómo enfocar el mío? Eso pensaba aquella tarde en la que hablé con M. Fernanda.
El cuerpo a través del movimiento. Un cuerpo que habita un sitio concreto y un contexto concreto. El primer viaje fue aclaratorio. Puerto El Morro es una comunidad que baila.
Son varios los grupos de danza organizados en Puerto El Morro. La danza en El Morro es una actividad que se practica desde algún tiempo atrás, sin embargo me topé con la novedad de que trabajaban con música andina. La música andina y su baile hacen parte de la identidad de los pobladores y de los bailarines.

Sin embargo algunas dudas se evidenciaron respecto a otros modos de bailar. Los instructores tienen la necesidad de encontrar otras identidades, quizá más cercanas a su entorno. Pero no saben cómo abordar la creación y construcción del "modo de bailar de la costa". Dejan de manifiesto que su interés es el de poder aprender y perfeccionar la técnica y los pasos que les permitan involucrarse con la danza del litoral.

No bajo la premisa de costa o sierra, de bailes de marimba o de rondador, sino de cómo cada uno vive su "costeñidad" y la relación con ese entorno en particular. Es decir dejar que sea en la propia dinámica del grupo de trabajo, en el momento de trabajo, donde se ordenara la metodología.

Bajo principios de trabajar con la idea de un cuerpo como unidad, con un cuerpo en relación a un entorno, con un cuerpo que dice lo que dice desde donde está, y donde un cuerpo modifica todo. Tratando de facilitar otras herramientas desde el cuerpo que construyan imágenes corporales, que partan de un estadio diferente: el personal y el social. Trabajar pensando que es desde el cuerpo donde se construye. Se construyen historias, las nuestras, las de cada uno de los niños, jóvenes, pescadores o tejedores de Puerto El Morro.

Esta propuesta se compartió con los dirigentes de grupos en general. Se elaboraron una serie de preguntas que contemplaban el observar cuál es según cada uno el movimiento del Puerto. Propuestas que fueron el punto de partida durante nuestro encuentro en el mes de noviembre. Esta propuesta inicial fue hecha a todos los grupos de danza en general.
Preguntas que surgieron fueron las siguientes:
¿Cómo cuestionar al cuerpo? ¿Cómo encontrar respuestas desde el cuerpo?
Esto a través del conocimiento del cuerpo, sin necesidad de impartir técnicas corporales de danza preestablecidas que tienen como objetivo aprender a repetir pasos.

La intención era que desde sus cuerpos logren encontrar modos particulares de contar lo que decidan, desde Puerto El Morro.

En el mes de noviembre, después de la convocatoria, llegaron algunos dirigentes, y bastantes jóvenes y niños, algunos miembros de los grupos de danza y otros no. Se buscó trabajar el cuerpo desde otros imaginarios que permitiesen descubrir y explorar otras posibilidades. Establecer otros modos para abordar las construcciones del cuerpo. Muchas de estas preguntas se quedaron sin respuesta.

Cada vez se unieron más niños a las sesiones. Por lo tanto, el trabajo se encaminó de otro modo. Las propuestas de trabajo pero desde el juego. Pero no se pudo profundizar.
Otro problema fue el que cada día eran más y otros, no se pudo desarrollar una continuidad.

Sin embargo los trabajos se desarrollaron con intensidad creadora y mucha libertad.

Los cuerpos fueron abriéndose al trabajo, relajándose sobre las expectativas de los resultados, y se produjeron momentos muy ricos e intensos de trabajo. También fue importante el involucramiento de los otros compañeros de Solo con Natura. El hecho de su participación dio un respiro creativo a los chicos.
Todo hizo parte del estar aquí y ahora.

El uso de las metáforas en la construcción desde el cuerpo fue fundamental, así como la capacidad de evocación y de transmisión que tiene el cuerpo. Por último, creo que colaborar nuevamente con los danzantes es interesante. Creo que sería provechoso trabajar en trabajos dirigidos más a los líderes y coreógrafos. El objetivo sería dar otras herramientas de creación, no herramientas de repetición, y que cada coreógrafo pueda a su vez transmitir sus ideas a la gente con la que trabaja. Es decir traducir en algún tipo de producto escénico sus ideas y búsquedas.

Lograr trabajar con los actuales coreógrafos y otros interesados en un mismo espacio, compartiendo una misma información y generar resultados propios del grupo o individual puede ayudar a afianzar sus propios hallazgos.