Isla Santay 2007

KIM WAALE
Speech Bubbles y Speaking with Valentin


Para Speech Bubbles (Burbujas parlantes), Kim elaboró unas pizarras de espuma flex (debidamente masilladas para darles mayor consistencia), que recuerdan las burbujas de los comics, e invitó a los pobladores de la isla a dibujar y escribir en su superficie cualquier asunto que se les ocurriera. Así, lo que abrió la artista fue un canal de comunicación, un medio de expresión, un dispositivo de enunciación para los pobladores. Más allá del carácter ingenuo, naive de las representaciones (primordialmente miméticas, ya sea ligadas a su entorno natural, arquitectónico o al referente mediático) estas ampollas como burbujas de aire pendiendo en el espacio urbano, no sólo tomaron el pulso del imaginario local sino que tuvieron el mérito de oxigenar y reactivar destrezas motrices e intelectivas sofocadas por la rutina insular y la falta de entrenamiento, suscitando una particular interacción entre los habitantes.

Kim Waale
Pero quizá lo más importante de esta propuesta es que estas ampollas otras veces fabricadas con ramas o papel se erigieron como signos de interrogación dentro del espacio habitado. Las pizarras vacías inquirían a los pobladores, empujándolos amigable, lúdicamente a dar una respuesta, a interactuar con el espacio plástico convertido en cartel, en mural comunitario.

En el comedor de la isla –quizá el centro neurálgico de esta pasantía, pues según las necesidades se trasformaba en sitio de reuniones, lugar de encuentro, cafetería y bar–, Kim enfrentó las pizarras dibujadas por su socio Valentino Domínguez sobre la ventana de la cocina con una serie de burbujas confeccionadas en alambre –localizadas sobre el balcón-balaustre del comedor– cuyo estilizado diseño simboliza ciertos lugares de Guayaquil que se pueden apreciar desde este punto, espacios reconocidos por Valentino como referentes de la ciudad: el camal, el desembarcadero de pescado, La Molinera, la camaronera, La Universal, el mercado Caraguay y el camal.

Ver video de la obra

Especie de croquis ilustrado de Guayaquil, desde un narrador y un punto de vista nativo, Speking with Valentino revelaba sutilmente el ámbito de las relaciones económicas y culturales de los isleños con la ciudad, al tiempo que resolvía eficazmente –por medio del trabajo manual– la brecha lingüística entra la artista y su voluntario inventado un habla intermedia, un habla de intercesión y intersección.