Isla Santay 2007

MARY GIEHL
Wearables

Durante muchos años, un segmento importante el trabajo artístico de Mary Giehl se ha enfocado en la confección de ropa para niños maltratados, víctimas de la violencia doméstica o de abuso sexual, a quienes atendió y conoció durante los treinta años que ejerció como enfermera. Estos vestidos son piezas escultóricas talladas alrededor del cuerpo y se inscriben oblicuamente dentro de lo que se ha dado en llamar fashion-art, corriente donde moda, escultura, arquitectura y performance se fusionan generando una pluralidad de efectos y significados.

Mary Giehl
Para los Wearables (“Vestibles”) que confeccionó en la isla (un ajuar para ella y una niña, con sus respectivos accesorios vegetales: pulseras. brazaletes, collares, diademas) elaboró unas estructuras con ramas recogidas en el lugar. Estos armazones fueron luego recubiertos por el papel arduamente trabajado. Durante el día, Mary juntaba y amarraba con hilos las ramas mientras en las noches cosía minuciosa y amorosamente las telas que servirían de base para asentar el papel. Si las puntadas de sus vestidos para niños suturan, curan –discursivamente¬– las heridas infligidas a la inocencia, las ramas que juntó y enlazó en la isla reparan el orden natural que algún momento fue quebrantado. Así, bajo los códigos y la apariencia del glamour Mary Giehl pone en cuestión acuciantes problemas del entorno social y natural.

El día de la apertura, Mary lució sus vestidos desfilando junto a una niña del lugar por la rústica pasarela de piedra que lleva hasta el muelle.

Ver video de la obra